Así es el primer libro escrito por niñes trans de Chile

“El libro de Selenna” es una herramienta pedagógica que recoge las experiencias de 12 integrantes de la Fundación Selenna y alumnxs de la Escuela Amaranta, la primera casa educativa de Chile pensada para la infancia y adolescencia trans.

13 de mayo de 2019

Por Airam Fernández, desde Santiago de Chile

Aprender sobre identidad de género a través de ejercicios de caligrafía y escritura, construidos a partir de historias de niñas y niños trans. De eso se trata “El libro de Selenna”, una herramienta pedagógica que recoge las experiencias de 12 integrantes de la Fundación Selenna y alumnxs de la Escuela Amaranta, la primera casa educativa de Chile pensada para la infancia y adolescencia trans.

“Son voces y letras de los y las estudiantes de nuestra institución”, dijo a Presentes Evelyn Silva, directora de la Escuela Amaranta y madre de Selenna, la niña más pequeña que registra la historia de la lucha trans en Chile. “Es también un instrumento educativo que busca trascender a otros espacios, para enseñar a través de palabras, ideas y conceptos valóricos que, si son aprendidos desde la infancia, podrían ayudar a erradicar el bullying LGBTI en las escuelas a temprana edad”, contó Silva.

El libro fue lanzado a principios de abril en la Escuela Artística El Trigal de Maipú, lugar que acogió a Selenna Paz cuando inició su transición en el año 2016, apoyada por toda su familia. Bajo el sello de la fundación que hoy lleva su nombre y con el auspicio de la agencia de publicidad Raya, es la primera publicación de su tipo en este país que el año pasado aprobó una Ley de Identidad de Género que dejó por fuera a lxs niñxs.

[LEE TAMBIÉN: Selenna, la niña trans chilena que se convirtió en un símbolo de orgullo]

“Con eso tenemos un doble reto para seguir visibilizando la infancia trans. Por eso decidimos que el libro fuese gratuito”, dijo Silva. En esa línea, uno de los objetivos a cumplir es que el material salga de las aulas de la Escuela Amaranta y con eso en mente, hace poco concretaron una reunión con la Ministra de Educación, Marcela Cubillos. “Estamos buscando acercarnos a todos los establecimientos educacionales del país y para eso es clave el apoyo de las autoridades. Ojalá logremos llegar al mayor número posible de colegios en Chile, porque es una manera de contarle a mucha gente lo que implica ser trans”, sostuvo Silva.

“El libro también buscar educar a los adultos y a quienes no son trans”

La directora de esta escuela que acaba de cumplir un año de fundada y que hoy tiene 42 alumnos, cuenta que durante el verano, en las jornadas que habilitaron para lxs niñxs que no pudieron viajar por vacaciones, los 12 profesores de la institución y un grupo de psicólogos sirvieron de guía para que ellxs pudieran escribir relatos en primera persona sobre su experiencia trans. “Surgieron testimonios muy valiosos y honestos y por eso decidimos incluirlos”, dijo Silva.

Hasta mediados del año pasado, el proyecto era apenas era una idea inspirada en un estudio del profesor Jaime Barrientos, de la Facultad de Psicología de la Universidad Alberto Hurtado. Tras encuestar a 377 personas trans adultas, el investigador determinó que la identidad de género se define a la misma edad en que se aprende a escribir: el 41% de las mujeres lo reconoció entre los seis y diez años y el 42% de los hombres también lo supo en ese rango de edades. “Por eso nos pareció adecuado hacer un libro de caligrafía para abordar temas de género”, señaló Silva.

 

En el ámbito de las relaciones sociales, el estudio de Barrientos también revela que el 34,6% ha tenido “problemas serios” con otras personas en lugares de estudio o trabajo, mientras que el 37% se ha sentido discriminado por familiares, amigos o cercanos. “En ese sentido, el libro también buscar educar a los adultos y sobre todo a las personas que no son trans, reforzando valores como el respeto y abordando la felicidad, los miedos o lo que significa ser diferentes, para tratar de aproximarnos a ese otro que al mismo tiempo es igual a cualquier persona trans”, explicó la madre de Selenna.

[LEE TAMBIÉN: Chile tiene su primera escuela para niñas y niños trans]

Pese a que se imprimieron algunos ejemplares para distribución gratuita, por ahora la mayoría puede acceder a la versión online y descargable. Quienes se paseen por sus 100 páginas encontrarán una suerte de abecedario de la diversidad para trabajar conceptos como aceptación, empatía, libertad y, por supuesto, género, junto a ejercicios de comprensión lectora con preguntas que surgen desde los relatos de lxs niñxs. También encontrarán relatos como el de Selenna, donde hace recomendaciones a otras niñas como ella, con una frase alentadora: “Nunca tengas miedo de decirle a tus papás por lo que estás pasando”. O a Alexis, quien asegura que ahora que asiste a la Escuela Amaranta es más feliz, porque conoce a muchos niños como él.

En cada página del libro hay al menos un dibujo en blanco y negro, con una invitación a colorear. “Muchos piensan que sería un material más llamativo si tuviese colores, pero desde el principio quisimos que quien lo trabaje le entregue el color que desee, porque en la infancia los colores dicen mucho e incluso pretenden imponer roles y definir el género. Esa es precisamente una de las líneas que queremos desmontar”, concluye Silva.

13 de mayo de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR