Primera jubilada trans de Santa Fe: "Ser bancaria me salvó la vida"

"Muchas de mis amigas no están: o quedaron en la Circunvalación o las mataron. Sobreviví, pero no en las mismas circunstancias".

8 de abril de 2019

Por L.C Jorgelina Pineda es la primera jubilada trans de la provincia de Santa Fe. Tiene 60 años y fue empleada del banco provincial, hasta que el organismo se privatizó durante los ’90 y pasó a formar parte de la planta del Ministerio de Transporte e Infraestructura. La transición de Jorgelina empezó en 2004. Desde 2017 tiene Documento Nacional de Identidad (DNI) con su identidad autopercibida. “Con la Ley de Identidad de Género, la mujer se jubila a los 60 años y yo me acogí a la ley. Empecé los tramites en 2018 y desde este año empecé a cobrar mis haberes como jubilada”, cuenta a Presentes. Jorgelina nació en Correa, a 200 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, en una familia conservadora. Su transición -cuenta- comenzó de a poco, para “no chocar” con su madre. “Empecé a dejarme las uñas, me puse aros, a hacer cosas que no me atrevía cuando trabajaba en el banco”. Su recorrido como bancaria empezó en plena dictadura: “Me llevaron varias veces detenida. Pasaban en el “cuartito azul” -así le llamaban a la camioneta de la policía- y te cargaban, pero zafaba con el carnet de bancaria. Todavía en ese época no me travestía pero era gay”, cuenta. Jorgelina se considera una sobreviviente, en un país donde la edad promedio de las personas travestis y trasn no supera los 35 años. “Muchas de mis amigas no están, o quedaron en la Circunvalación, o las mataron. Yo sobreviví pero no en las mismas circunstancias que ellas. No ejercí la prostitución pero muchas de mis amigas no tuvieron muchas opciones. Hoy puedo decir que ser bancaria me salvó. Lo que le critiqué a mi padre de seguir todos los mandatos -como trabajar, casarme y estudiar- aunque no me casé, en esa parte se lo agradezco. Tener un trabajo me dio otra forma de vida que el resto de mis amigas”, afirma.

Por el cupo laboral travesti-trans

Jorgelina está convencida de que la ley de cupo laboral travesti trans es fundamental. “Ahora las chicas tienen un poco más allanado el camino. No creo que se tenga que padecer para ser lo que unx es. Yo fui la oveja negra del pueblo por ser gay, aunque tuve una infancia feliz. Pero cuando empecé a darme cuenta de lo que quería para mi vida, empecé a sentirme triste y desorientada. Creo que ahora lxs chicxs pueden decir de otro modo lo que quieren y lo que no quieren. Hay niños trans”, dice. Su carrera en el Estado, cuenta, se enfocó en ayudar y solucionar problemas de la personas. “Como jubilada me gustaría seguir haciendo eso, desde otro lugar. Me gustaría trabajar en temas de discapacidad o empezar a estudiar alguna carrera. Pienso que en la vida hay que dar. Tengo algunas semillas para sembrar pero creo que ya es tiempo de cosechar ”, dice Jorgelina. El año pasado en Salta, un varón fue acusado de cambiar su identidad de género para jubilarse antes. Esteban Paulón, subsecretario de Políticas de Diversidad de Santa Fe, dice que en el caso de Jorgelina, si hubiera esperado a jubilarse para hacer el reconocimiento de identidad de género, podría haberlo hecho antes, a los 57 años,  por el régimen especial de sus aportes. “Sin embargo, esperó tres años para hacerlo porque quería que fuera de acuerdo a su identidad de género autopercibida”, -dijo Paulón-. “Esperamos que sean muchas mas las personas trans que se jubilen. Y esperamos que cuando este año se apruebe la Lay de Cupo Laboral travesti -trans cupo puedan ingresar muchas otras personas al estado provincial”.  ]]>

8 de abril de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR