Miradas sobre el fallo del travesticidio de Diana Sacayán

Fotos: CELS Para reflexionar sobre los alcances del fallo histórico por el travesticidio Diana Sacayán, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) junto con la Comisión de Justicia por Diana organizaron un espacio de conversación. Les expositores resaltaron la necesidad de seguir trabajando con la sentencia para que siga permeando y construir agenda política.…

28 de marzo de 2019

Fotos: CELS

Para reflexionar sobre los alcances del fallo histórico por el travesticidio Diana Sacayán, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) junto con la Comisión de Justicia por Diana organizaron un espacio de conversación. Les expositores resaltaron la necesidad de seguir trabajando con la sentencia para que siga permeando y construir agenda política.

“Esta sentencia tiene para sacar mucho más. El armado ya pasó. Ahora es tiempo de pensar cómo utilizar este fallo y todos sus aspectos”, dijo Say Sacayán, activista de la organización M.A.L y hermano de Diana Sacayán.

Además de Say Sacayán participaron Mariela Labozetta, titular de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM); Alba Rueda, activista trans e integrante de Mujeres Trans Argentina (MTA); Luciana Sánchez, abogada de la querella familiar y militante lesbiana feminista, y Andrea Pochak, titular de la Dirección de Derechos Humanos.

Mariela Labozetta abrió la charla contando cómo se trabajó con las querellas y cómo se pensaron en conjunto las estrategias para reconfigurar el rol del Ministerio Público en este caso. “El involucramiento del colectivo fue un proceso importante que implicó ocupar un espacio en el sistema de Justicia para hablar de las violencias hacia el colectivo LGBT”, dijo. Y remarcó como una “gran conquista” responder a la necesidad del colectivo travesti-trans “de poner un nombre específico a este crimen y que se haya condenado como travesticidio”.

“Nuestra identidad surge como resistencia”

Alba Rueda pidió no caer en posiciones dogmáticas, “principalmente porque el antipunitivismo o el abolicionismo penal podrían mirar con desconfianza este apoyo que damos las organizaciones sociales a la sentencia de Diana Sacayán”.

“Me parece que esa aparente tensión entre buscar la descriminalización de las identidades travestis y trans y poner en valor esta sentencia pareciera una cuestión contradictoria bajo la mirada de algunos que se dedican al Derecho”, dijo. Y agregó: “La exclusión del sistema judicial termino siendo un modo de criminalizar a las identidades travestis y trans. Esto se repitió a lo largo de toda nuestra historia y concretamente porque nuestra identidad social y política surge como resistencia como lucha territorial contra la violencia institucional, contra los vecinos de Palermo, contra los edictos policiales, contra los códigos contravencionales, contra la criminalización de la prostitución y las leyes de narcomenudeo que son temas actuales y como esto impacta dentro de nuestra población.”

La activista dijo que sentencias como la del travesticidio de Diana Sacayán permiten ingresar en la mirada judicial por fuera de la criminalización, sino “como víctimas de esa criminalización estructural en la que hemos crecido”. Y destacó que el fallo es un recorrido social, un duelo público y un pedido de justicia que involucra herramientas que permitan proteger a la población travesti trans. Y esto porque hay un montón de datos que nuestras condiciones de vida no solamente son condiciones sociales, sino también son condiciones que atraviesan las instituciones y terminan generando este silencioso genocidio a lo largo de estos años. La baja expectativa de vida da cuenta de esto”, afirmó.

Luciana Sánchez analizó los votos de los jueces del tribunal y destacó que el de Calvet tiene una apertura porque “considera el travesticidio social con el cual concluye este asesinato”. Y sobre el de Báez resaltó que habla sobre cuerpo y también del ambiente en el cual sucede el crimen. “Habla no solo de las heridas y de la identidad travesti de Diana, sino que profundiza en el lugar donde sucede en el crimen, en su casa, en su dormitorio y habla del racismo. Agrega esta capa de trabajar la interseccionalidad en el crimen”, señaló.

Andrea Pochak dijo que el fallo Sacayán tiene que dejar de ser la excepción y ser la regla. “Hay que pensar una agenda que incluya una incidencia fuerte de los movimientos de DDDHH en los organismos de justicia”, apuntó.

28 de marzo de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario