“Darthés es nuestro papá abusador, nuestro hermano, nuestro amigo abusador”

Darthés es nuestro papá abusador, es nuestro hermano abusador, es nuestro amigo abusador. Por eso sentimos que no solo abusó a Thelma, por nos causa tal impacto como sociedad.

14 de diciembre de 2018

Por Say Sacayán*

Ilustraciones: Charo Roque

Darthés es nuestro papá abusador, es nuestro hermano abusador, es nuestro amigo abusador. Por eso sentimos que no solo abusó a Thelma, por eso nos causa tal impacto como sociedad.

Sufrí varios abusos y violaciones: penetración forzada. Mi primer abuso fue a los 8 años e intrafamiliar, aunque todavía no logro visibilizar a mi abusador. Me llevó muchísimos años de terapia. El otro fue los 12 años. También fue intrafamiliar: fue un abuso de parte de un tío. En éste ya me defendí y se lo conté a mi madre y dijo que quizás estaba confundida.

En mi caso lo cuento porque, además, lo relaciono con la transfobia que sufro cuando alguien me niega mi identidad de varón trans o directamente me trata de machirulo. Es el mismo transodio que mató a mi hermana Diana y que con esos insultos me ponen en el mismo lugar de quienes me abusaron y me violentaron a lo largo de mi vida. Midiendo a las transmasculinidades con la misma vara.

A los 12 años, producto de depresiones, empecé a consumir drogas y empecé a moverme en otros ámbitos donde había muchos varones y siempre estaban queriendo abusarse de todas. Nos drogábamos y venían muchos ¨amigos¨ desconocidos. Siempre fui fuerte pero aun así me violó un chabón cuando parábamos en la rocola de un pool en la calle Rafaela, en Laferrere (provincia de Buenos Aires).

Ya ahí parabamos con las travas y a veces ellas se iban con algún cliente y yo quedaba solx. En una oportunidad, uno de éstos se ofreció a llevarme a casa porque las pibas tardaban y yo accedí. Subí a su auto y quizás por eso callé.

Cuando quise recuperarme de las drogas y ya no vivía en mi casa y recibí alojamiento de una mina que era súper amorosa y quería cuidarme.

El hermano de esta amiga empezó a abusarme en diferentes grados. Primero me besó a la fuerza. Una noche yo dormía en la pieza de las pibas y me despierto con el tipo metiéndome los dedos. Aun recuerdo un grado de dolor inexplicable y además que no entendía qué pasaba. Traté de parar la situación y decirle qué estaba haciendo. Que además su hermana me estaba dando refugio y yo podía traerle más problemas.

Me obligó a salir de la pieza y comenzó a manosearme y a chuparme todo. Yo no podía detenerlo. Saliendo de la pieza estaba la cocina, donde vivía el otro hermano. Entre forcejeos silenciosos, se despierta el hermano y se va.

Unos días después, estábamos en la casa y ya habíamos cenado. Yo voy al baño – en el conurbano antes los baños estaban afuera de la casa y alejados- y cuando yo salgo él viene como en un envión. Me tapa la boca y me mete para el fondo. No en el baño sino al costado. Forcejeamos y con una mano me tapó la boca y con la otra me bajó el short y me penetró a la fuerza. Contra una pared recuerdo sentir un dolor extraño.

Se mezclaba todo y era difícil salir de esa situacion. Me defendí y logré que me soltara, mordiéndolo. Me fui de esa casa esa misma noche. Cuando le conté a mi amiga lo que me había hecho su hermano, me dijo que ya se lo habí hecho a otras pibas, pero lo tomo como algo inocente.

Siempre hubo hechos de abusos en mi familia. Siempre se callaron y respeté eso porque entiendo estaría revictimizando a las otras personas abusadas que no pueden hablarlo aún.

Las personas trans históricamente hemos sufrido todo tipo de violencias, abusos y violaciones en nuestras vida. A eso hay que  agregarle el abandono social, que termina por aniquilarnos. Venimos de esos lugares  y somos resilientes. Algunes, pese a todo eso, sobrevivimos y nos empoderamos y queremos ocupar lugares políticos. Y ahí es cuando vienen las agresiones y disciplinamientos. Ya lo decían Diana y Lohana Berkins: los argumento que aquelles usan para quitarnos de los espacios están atados a nuestra identidad.

  • activista trans. Coordinador de Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (M.A.L)
14 de diciembre de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR