Crimen de odio en Grecia: golpearon a un activista LGBT hasta matarlo

Zacharias Kostopoulos era un conocido activista y performer de 33 años. El dueño de una joyería de Atenas y un transeúnte, con complicidad de la policía, lo asesinaron a golpes y patadas.

5 de octubre de 2018

El activista LGBT y performer Zacharias Kostopoulos fue asesinado el 21 de septiembre en el centro de Atenas por un comerciante y un transeúnte que lo golpearon hasta matarlo. Si bien la policía y los agresores dijeron que había querido robar, la viralización de un video lo muestra indefenso y desarmado tratando de protegerse del ataque salvaje.

Conocido por sus performances como drag queen y también por su activismo seropositivo, Zak era un referente del movimiento LGBT griego. Apenas conocida su muerte, hubo una reunión espontánea en Atenas y una movilización para pedir justicia.

Reclamo de Amnistía Internacional

Sin embargo, los medios tomaron la versión policial de que Kostopoulos había querido robar. Eso generó una ola de protestas mayor. Y un reclamo de Amnistía Internacional, que calificó el linchamiento como una agresión “sexista y homofóbica”. Además, la organización lamentó el tratamiento en los medios griegos, que estigmatizaron a la víctima como “un drogadicto”, y pidió una “investigación transparente”.

También la sección griega de la Liga de los Derechos Humanos emitió un comunicado con el foco en la “actitud de extrema crueldad” de los policías, que golpearon a Kostopoulos cuando ya estaba gravemente herido. En tanto, la oficina del fiscal de Atenas inició un proceso penal por “daños corporales mortales” contra el propietario de la tienda del joyero y una segunda persona sospechosa de haber golpeado a la víctima.

 

5 de octubre de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario