Piden que ataques a trabajadora de La Tribu se investiguen como lesbo-odio

Sofía del Valle tiene 30 años y trabaja en el bar de la radio La Tribu. El 22 de marzo a las 18.30 un grupo de varones la atacó en Corrientes y Estado de Israel. Eran los mismos que ya la habían agredido dos veces. La amenazaron: “No queremos raritos en el barrio. Sabemos que fuiste con la yuta, lesbiana de mierda”.

17 de mayo de 2018

Por Lucas Gutiérrez. A Sofía Del Valle es la tercera vez que el mismo grupo de varones le pega por lesbio-odio. En horas de la tarde y por calles muy transitadas de la zona de Almagro, camino a su trabajo, fue agredida. “No estoy yendo al barrio, es un barrio menos en mi vida”, cuenta a Presentes. Este jueves 17, Día Internacional contra el Homo-Lesbo-Bi-Trans-Odio, Sofía junto a distintas organizaciones y activistas harán un festival en las calles donde fue agredida, visibilizando y exigiendo justicia por este y otros casos. Entre septiembre del año pasado y marzo de este Sofía fue golpeada tres veces por el mismo grupo de varones. “No queremos raritos en el barrio. Sabemos que fuiste con la yuta, lesbiana de mierda”, le dijeron la última vez. El 22 de marzo cerca de las 18, a la salida del subte que da sobre calle Corrientes, la agarraron del cuello y llevaron a unos metros para pegarle. Las veces anteriores la habían atacado por la espalda.   Sofía tiene 30 años y trabaja en el bar de Radio La Tribu. “Antes nunca hacía nada porque esta mierda ya formaba parte de mi vida”, y explica que desde los 20 años que se cortó el pelo vive situaciones de violencia. “Cuando la conocí a Camila –su pareja- entendí que esto no tiene que ser así”.

Piden que se investigue como un caso de lesbo-odio

Alejandra Iriarte es parte de la Red de Abogadas Feministas y acompaña a Sofía: “Aspiramos a que la causa se investigue como lesbo-odio, violencia, hostigamiento y discriminación por la identidad de género de Sofía. No se trata de cualquier lesión o amenaza sino que está dirigida hacia una lesbiana visible y esto no puede quedar invisibilizado en la investigación judicial”, dice a Presentes. Desde el colectivo de FM La Tribu se emitieron comunicados ante las agresiones. Paula Lorenzo tiene su programa en esta FM y ahora, sentada junto a Sofía y Camila, cuenta sobre la impotencia ante este hecho: “En lo legal tenemos que disputar sentido, pero también en la calle. Dar una respuesta colectiva”. Y así es que días atrás junto a varias compañeras recorrieron la zona donde Sofía fue agredida y la empapelaron con carteles. “Googleá lesbo-odio”, decían algunos, otros contaban lo sucedido. Los vecinos del barrios, los que vieron algo y no hicieron nada, los que ni sabían que esto había sucedido, todos, ahora leían lo que vivió (vive) Sofía. Sus agresores también lo van a leer: “Estamos organizadas”. Este jueves desde las 18 las calles que vieron a Sofía ser atacada ahora presenciarán un festival que gritará “Basta de odio”.  

El tercer ataque fue el 22 de marzo. Sofía llevaba las pre-pizzas que vende en el bar de FM La Tribu cuando a la salida del subte B, estación Ángel Gallardo, se cruzó de frente con sus agresores. “Uno me agarró del cuello y el otro me sacó el carro con las pre pizzas”, cuenta a Presentes. “Me pegaron piñas en la cara hasta que me pude soltar”, cuenta. En una primera reacción paró un patrullero que la llevó hasta la puerta de la comisaría nº27 de Villa Crespo donde luego de dos horas de esperar sin ser atendida terminó yéndose sin hacer denuncia.   Con la cara aún hinchada por las agresiones, al día siguiente Sofía se acercó al Hospital Durand para dejar asentadas las lesiones. Después volvió a la UFEM Unidad Fiscal Especializada en Violencia Contra Mujeres y Personas LGBTI (UFEM) para, como cuando fue la primera agresión, hacer la denuncia. Sofía cuenta que el primer encuentro con estos varones fue en septiembre de 2017. Mientras ella trabajaba en el bar de La Tribu dos de ellos estaban fuera y por la ventana comenzaron a acosar verbalmente a Camila. Cuando salió a decirles que parasen, ellos comenzaron con “qué vas a ser mujer vos” y amenazas. A la semana siguiente, cerca de las 18 horas, mientras Sofía caminaba por el Pasaje Aníbal Troilo le pegaron una piña por la espalda. “Pará que soy mujer”, les dijo; “Ya sé lesbiana de mierda”, respondieron sin parar de golpearla. “Después del primer ataque dejé de ir a trabajar, luego empecé a ir acompañada. El único día que fui sola me agarraron de nuevo. Me pegaron de atrás”, y cuenta que luego de las piñas -esta vez tres agresores- la tiraron al suelo para darle patadas. Cómo además le habían robado la mochila, en la comisaría Nº11 del barrio de Almagro caratularon el hecho como robo. No importó que Sofía les cuente de la vez anterior explicando el lesbo-odio del acto. Actualmente la primera y la tercera agresión están caratuladas como lesiones y amenazas, esta segunda sigue bajo el título de hurto. Mientras la investigación continúa ya está hecho el pedido de cámaras al Gobierno de la Ciudad para identificar a los agresores. Este ataque a Sofía Del Valle es parte de la creciente ola de agresiones hacia el colectivo LGBT+. En su último informe el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT informó que durante 2017 hubo al menos 103 crímenes de odio por orientación sexual, expresión e identidad de género. En dicho informe se marca que la violencia física respecto de los índices de 2016 aumentó un 500 % y que la mayor cantidad de veces el escenario la vía pública.  ]]>

17 de mayo de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR