Brasil permite a los estudiantes usar el nombre de su identidad autopercibida en las escuelas

Una resolución del Ministerio de Educación de Brasil, homologada el miércoles 17 de enero, autoriza el uso del nombre social a travestis y transexuales en los registros escolares de la educación básica. Con su documento, los mayores de 18 años podrán pedir que la matrícula en las instituciones de enseñanza sea hecha usando el nombre social. En el caso de estudiantes menores de edad, la solicitud debe ser presentada por los padres o sus representantes legales.

20 de enero de 2018

[LEE TAMBIÉN: Ley de Identidad de Género: los desafíos tras la reincorporación de lxs niñxs al proyecto] La norma busca promover el respeto a la identidad de género y minimizar la violencia y abandono de la escuela como consecuencia del bullying escolar. El texto determina además que las escuelas de educación básica brasileñas, en la elaboración e implementación de sus propuestas curriculares y proyectos pedagógicos, deben asegurar “directrices y prácticas” con el objetivo de combatir cualquier forma de discriminación en función de orientación sexual e identidad de género de estudiantes, profesores, gestores, funcionarios y sus familiares. La resolución fue aprobada de forma unánime por el Consejo Nacional de Educación (CNE) en septiembre de 2017. El uso del nombre social por parte de travestis y tran ya era posible en las inscripciones para el Examen Nacional de la Enseñanza Media (Enem). En 2017, 303 candidatos hicieron uso de ese derecho, según datos del Instituto Nacional de Estudios e Investigaciones Educativas Anísio Teixeira (Inep), que indicó a São Paulo como el Estado donde más se hizo el pedido con 72 solicitudes.]]>

20 de enero de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR