“Yo me quiero emancipar de la Navidad”

Por Violeta Alegre  Ilustración: Nelson Evergreen Veo como la mayoría de las personas, mayoría sí, inclusive compañeras feministas, van apresuradas a esperar al SEÑOR de barba blanca, en acciones concretas de consumo innecesario, de pirotecnia egoísta con el resto de las especies. Estruendos que, saliendo de estas fechas, son ataques represivos, o guerras. Pero el asimilacionismo…

24 de diciembre de 2017

Por Violeta Alegre  Ilustración: Nelson Evergreen Veo como la mayoría de las personas, mayoría sí, inclusive compañeras feministas, van apresuradas a esperar al SEÑOR de barba blanca, en acciones concretas de consumo innecesario, de pirotecnia egoísta con el resto de las especies. Estruendos que, saliendo de estas fechas, son ataques represivos, o guerras. Pero el asimilacionismo navideño lo convierte por unos días en festejo. Dicen que no por ellxs, por sus hijos, por sus padres, abuelxs, la familia nuclear o ensamblada, da igual.

[LEÉ TAMBIÉN: “La transfobia no es una fobia: no es enfermedad”]
Para muchas de nosotras, estas fechas no dejan de ser el recuerdo vivo de no pertenecer a una familia, o de haber pertenecido a ella mientras éramos niñxs, cuando nos intentaban adoctrinar género, creencia, buena conducta, y en el caso de Micaela (una trava amiga del barrio) el inconmensurable dolor y asco de ver al tío que la abusó. Pero claro, ¿cómo iba a decir algo en esa fecha sagrada? donde todos se abrazaban y se emocionaban a panza llena de fracaso. Recuerdo que cuando sentía esos abrazos, o leía esas miradas, no entendía si eran de alegría o la imperiosa necesidad de darse una nueva oportunidad para generar otro tipo de vínculos menos violentos. Porque a los días todo volvía a ser un caos entre mis padres, algo así como la “diversión” exacerbada de los fines de semana para quienes están de lunes a viernes en la oficina y todo termina en un domingo resacoso, de consumos y de moral.
[LEÉ TAMBIÉN: De qué hablamos cuando hablamos de amor trans]
Digo, al menos a quienes que nos atraviesa por el cuerpo la irrupción a la hegemonía, al binarismo, como a quienes tenemos en prácticas concretas micropolíticas para la deconstrucción a fin de lograr emancipación, equidad, resquebrajar los sistemas de dominación, ¿no es un tanto contradictorio responder a esta fecha de creencias eclesiásticas? ¿de consumo “problemático”? Yo me quiero emancipar de la navidad, como seguramente la Mica del tío y de los mandatos impuestos; como merecen lxs niñxs; como todas mis compañeras travas y trans que recuerdan en esta fecha-unión hegemónica que están despojadas y se obligan al rejunte. Porque el rejunte lo conocemos todo el año y lloramos a las que no están en manos de quienes sostienen violencia simbólica, que no por eso es menos concreta en manos de nacimientos posibles (que nunca fui tan religiosa como para saberlo) pero que de serlo, ya fue coptada por el capitalismo y tras cartón miles de imposiciones. No voy a ser tan mala onda, festejen. Yo espero año nuevo que me gusta más, y prometo que no voy a fundamentar nada en contra del tiempo lineal; algo igual o más desdeñable que la Navidad. Felicidades.]]>

24 de diciembre de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR