Mi noche con la estrella drag Sasha Velour

Judith Butler, Drácula y Frida Kahlo, bajo la batuta de la legendaria Drag Queen RuPaul, convergen en esta  monstruosidad llamada Sasha Velour. El 15 de octubre, la reciente ganadora de la última edición del reality ‘RuPaul Drag Race’,  llegó a la Argentina en el marco de la Fiesta Plop.

2 de noviembre de 2017

Por Lucas Fauno Gutiérrez Fotos: Poroto Yañez Judith Butler, Drácula y Frida Kahlo, bajo la batuta de la legendaria Drag Queen RuPaul, convergen en esta  monstruosidad llamada Sasha Velour. El 15 de octubre, la reciente ganadora de la última edición del reality ‘RuPaul Drag Race’,  llegó a la Argentina en el marco de la Fiesta Plop. Para gran parte del sector LGBT el reality ‘RuPaul Drag Race’ es nuestro mundial. Alentamos desaforadxs las competencias de diseño, actuación, comedia y más. Podríamos salir a gritar euforicxs por la calle y en lugar de la pintada tosca del futbolero, nosotrxs crearíamos maquillajes que honren a nuestra candidata. “Yo te sigo a todas partes y en cualquier app te alentaré”, hay que bancarle los trapos a nuestras drags. Surfeando la turba llena de coronas, unicejas y rosas llegue al encuentro con Sasha. Por dónde miraba había pétalos rojos, esos que se volvieron su emblema luego del lip sync (competencia de doblaje y coreografías) que la llevó a ser finalista del certamen. Desde su aparición ‘RuPaul Drag Race’ reavivó el mundo del drag en todas las latitudes. Más y más personas se permiten acercarse, disfrutar y hasta protagonizar este arte. El show cuenta con once temporadas y la última, la que ganó Sasha Velour, no sólo que fue la más vista sino que además fue transmitida por el canal VH1. Que se metan tantas drags y conceptos no heteronormados en tantas casas a través de la pantalla, eso también es activismo. ‘Carisma’ es uno de los requisitos para ganar el reality. Estar frente a Sasha te hace comprender por qué ganó. La sonrisa es un catálogo de perlas enmarcadas en un rojo que habla de su pasión por el arte drag. Abrazarla y recorrer con la yema de los dedos el terciopelo de su traje es un código braile de su personalidad: lo suave y sutil enmascarando una percepción difícil de explicar. En el escenario Sasha Velour comienza su show performático en el que su vestuario y la interacción con las imágenes del proyector vuelven todo en una experiencia única. Cada vez que algo duela, que algo dude o que algo necesite furia creativa, volvamos a ese momento o a los videos de YouTube. Sororidrag monstruosa.

Cartografía Velour

Parte de los retos del programa consisten en diseñar vestuarios que luego lucen en la pasarela. En las creaciones de Sasha hay una constelación integrada por piezas y guiños que hacen referencia al arte. El ‘Drácula’ de Bram Stoker, Keith Haring, Madonna, todxs ellxs se camuflan en sus trajes, trabajan en equipo para hacer brillar a la Queen más nerd que tuvo el certamen hasta el día de hoy. “La verdadera inspiración de mi estilo es el duelo y la tristeza. Las personas necesitan ver el desamor transformado en belleza”, dijo Velour a NBCnews. En un mundo dónde el cabello es una marca registrada de los conceptos más hegemónicos de la belleza, Sasha empoderó la calvicie cómo una forma alternativa y deliciosa de atracción. Esto nace de su madre que murió de cáncer. Sasha se apropió del dolor por la enfermedad y los efectos de la quimioterapia para homenajear a su madre y hablar de las otras formas de ser increíble. “Cosas que la gente considera fea o poco pulidas también pueden ser una fuente de belleza”, respondió cuando le preguntaron por su uniceja. Ella pone el diseño y la creación a la orden de un rasgo con tanta mala prensa. Sasha Velour explica que sus referentes estéticos son Nosferatu y Frida Kahlo. Alta vampira. En un universo cómo es el drag dónde el glamour y la ferocidad son armas necesarias, una reina que demuestra que el baúl de las abyecciones está lleno de elementos que nos dan poder es totalmente necesaria. Por eso todas las ‘mostras’ del mundo celebramos cuando en su rap para la canción ‘Category is’ Sasha ametralló la frase: “Beauty be damned let monsters reign” (algo así cómo “a la mierda con la belleza, que reinen los monstruos”) Sasha Velour entró al workroom del reality y sus primeras palabras fueron un grito desgarrador. Literalmente entró y se puso a gritar. Cuando se reveló que era la nueva ganadora de RuPaul Drag Race, su grito estalló nueveamente, pero esta vez en un mensaje: “Inspirémonos con toda esta belleza y vamos a cambiar este mother fucking mundo”.

¿Cómo unir a Judith Butler con RuPaul?

Sasha Velour logró que la teoría queer se monte a los tacos y desfile conocimiento, activismo y glamour. A más de una se le voló el taco cuando escuchó que en el juego de imitaciones que se hace en cada temporada de RPDR Sasha quería interpretar a la filósofa Judith Buttler. Mientras otras reinas preparaban a Liza Minelli y Amanda Lepore, Sasha cambiaba esta jugada kamikaze por otra también compleja: Marlene Dietrich. Sus remates están llenos de guiños e historia, y funciona. Tanto en este como en los demás desafíos Sasha Velour hizo gala de una formación académica que incluye estudios de literatura moderna y una beca Fulbright en la que trabajó la relación del arte con la sociedad rusa. De hecho ‘Sasha’ es la manera en que en Rusia le dicen a los Alexander, y en el título universitario de esta drag de recientes 30 años dice el nombre Alexander Hedges Steinberg. “Dicen que si te mirás al espejo y decís cosas tristes aparezco yo y te doy una lección de historia queer”, le dijo en chiste a RuPaul durante su charla en la gran final de la temporada. Porque Sasha no expone su conocimiento con arrogancia sino que la comparte. Y en el haber de producciones a compartir por esta artista hay un revista sobre el arte drag llamada ‘Velour’, hay una Sasha previa que ilustraba cómics, existe también una gestora cultural que organiza un show mensual. ‘Nightgowns’ es una muestra variopinta de distintas drags cargadas de tonos alternativos, lenguajes políticos y disruptivos. Parte de las ganancias de Nightgowns son destinadas a colaborar con causas LGBT. Su activismo va más allá de visibilizarse como gender fluid y hablar de teoría queer, Sasha colabora, abre espacios para las nuevas drags, quieras los límites de este arte con nuevas propuestas y desencorseta la hegemonía tiranizante de los estereotipos. Mi encuentro con Sasha fue tan efímero y potente como un rayo sin lluvia. Un abrazo y un dejarle poemas de Pizarnik y mi primer pastillero para la medicación de VIH. Decirle que yo también intento convertir en dolor en belleza y atesorar para siempre su respuesta: “esto es lo que necesitamos”. No llegué a agradecerle por quebrar paradigmas pero creo que en mi temblequeo y emoción algo de eso leyó.]]>

2 de noviembre de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR