Kumbia Queers: “Hay que educar para la diversidad, aceptar y celebrar las diferencias”

Con cuatro discos en su haber (Kumbia nena!, La gran estafa del tropipunk, Pecados Tropicales y Canta y no llores) y tras diez años de formación, Kumbia Queers es una banda de mujeres que redefinió el concepto de punk sumándole tiempos de cumbia.

20 de octubre de 2017

Por Lala Toutonian

“Somos la voz sin miedo, somos alaridos de los que cayeron. / Somos otra voz que no tiene dueño, no pertenecemos. / No tengo nación ni consuelo. / Somos efectos adversos. / Contraindicaciones de sus pensamientos. / Somos el concepto de lo que quisieran ver muerto. / No tengo razón ni consuelo, por eso no tengo miedo.”

Contraindicaciones, Kumbia Queers.

  Con cuatro discos en su haber (Kumbia nena!, La gran estafa del tropipunk, Pecados Tropicales y Canta y no llores) y tras diez años de formación, Kumbia Queers es una banda de mujeres que redefinió el concepto de punk sumándole tiempos de cumbia. Así nació el tropipunk, de la mano de estas primero seis, luego cinco integrantes. KC cuenta en sus filas a la cantante Juana Chang y a Pat Pietrafesa, bajista de la banda que venía de sacudir huesos en She Devils junto a la guitarrista Pilar Arrese, un trío queercore post punk y previamente en Cadáveres, mítica banda punk. La completan Florencia Literas en teclados e Inés Laurencena en batería. El tandem KQ ha recorrido Latinoamérica, Estados Unidos, gran parte de Europa y Japón en varias oportunidades y de manera autogestionada, tal como marca su filosofía de vida. “Ali Gua Gua (la otra cantante) se fue a principios de 2015 pero siempre fue parte de la familia y lo sigue siendo. Vive en México, es dj y hace música. Siempre tendrá las puertas abiertas para volver” cuenta Juana Chang, la voz de la banda y la que responde las #5Preguntas. “Fuimos a hacer una nota a MTV y cuando salimos, alguien tuvo la idea de que me subiera a un cartel, una marquesina enorme con una letra eme, para hacer unas fotos. Se me cayó encima, se vino abajo conmigo y me partió la pierna en dos. Pero recuperando la alegría y sin perder la estupidez que me caracteriza”. Así recibe Juana Chang a Presentes con la vivacidad que es su marca identitaria y la energía que desparrama arriba y abajo del escenario.
— La identidad -personal, colectiva- se genera a partir de vivencias. KQ ya tiene  diez años y sin embargo su identidad -post punkarra, inclusiva, torta, militante, musical- fue la clave desde el primer día. ¿Lo atribuís, como yo, a una juntada de mujeres artistas con tanta personalidad?
— Cuando nos conocimos en Festival Belladona, cada una con su proyecto personal, fue tan fuerte la conexión, la admiración fue enorme. She Devils con Inés, Pilar y Pat, Ali Gua Gua con Ultrasónicas y yo con Juana Chang & the Wookied. Nos juntamos y nos voló la cabeza lo que hacía cada compañera, así que decidimos juntarnos a hacer cumbia y al grupo le pusimos Kumbia Queers. Nos enfrentamos a un ritmo al que ninguna estaba habituada, nunca lo habíamos tocado y muchas teníamos un prejuicio grande. Se abrió un mundo enorme de experiencias y vivencias que no imaginábamos, fue muy liberador y hermoso. Ese ida y vuelta con el público, ver que se divertían, bailaban, se formaban parejas, todas esa cosas que no estaban pasando en ese momento en el rock. Creo que ya teniendo una personalidad definida, las Kumbia Queers nos excede en tamaño más que la suma de nuestras humildes partes.
— Hay muchos logros a partir de la lucha pero ustedes que viajan tanto y ven cómo se vive la plurisexualidad en el exterior, ¿cuál creen es la diferencia de aceptación e integración con nuestra realidad, qué falta?
— Es muy distinto cómo se vive la diversidad sexual en una ciudad grande o una chica, o en Europa y en Latinoamérica. En los últimos años en Argentina hemos tenido bastante avance en temas legales como el matrimonio igualitario y con la identidad de género, aunque todavía nos falta bastante. Sobre todo ahora que tenemos que luchar para que no nos quiten lo conseguido, ese atropello a los derechos. Hay que educar para la diversidad y aceptar y celebrar las diferencias. Acercarnos.
— ¿En qué cambió tu vida personal con KQ?
— En estos diez la vida fue cambiando mucho en el sentido del hacer colectivo, tener un grupo de pertenencia, la familia con la que te levantás todos los días, tenés una rutina, la gira, o grabar los discos, hacer entrevistas. Fue muy increíble desde el primer día, desde el primer recital que dimos que cambiamos la cabeza, fue un estallido interior.
— Una palabra o un concepto que defina a tus compañeras de ruta.
— ¡Entrega total!
— KQ abrió el camino para que más chicas, más bandas, más artistas se sientan libres de transitar libremente, ¿se siente una responsabilidad al respecto?
— Más que responsabilidad nos pone muy contentas cuando vamos a algún lado y un grupo de chicas se acerca a decirnos que se conocieron en un recital nuestro y que se juntaron a tocar y ver que hay grupos que están creciendo y haciendo una música espectacular. Eso nos llena de orgullo y nos dan ganas de seguir haciendo y encontrándonos y bailando. Muy felices con eso. Hoy viernes 20/10 celebran sus diez años en la música con un show en Uniclub (Guardia Vieja 3369) junto a Chocolate Remix a medianoche.  ]]>

20 de octubre de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR