Namuel: la promesa pop de Chile que desafía a la homofobia

Con solo 24 años, el chileno Manuel Granic, “Namuel”, fue tecladista de Javiera Mena y hace dos años saltó a la escena como solista, convirtiéndose en una estrella de Itunes y Youtube. Representante de una generación que lleva la visibilidad LGBT como bandera, sus letras parten de su biografía y ahora prepara un segundo disco de fuerte carga política. Le hicimos #5Preguntas.

9 de junio de 2017

Con solo 24 años, el chileno Manuel Granic, “Namuel”, fue tecladista de Javiera Mena y hace dos años saltó a la escena como solista, convirtiéndose en una estrella de Itunes y Youtube. Representante de una generación que lleva la visibilidad LGBT como bandera, sus letras parten de su biografía y ahora prepara un segundo disco de fuerte carga política. Le hicimos #5Preguntas. Por Ulises Rojas  El cantante y tecladista Manuel Granic, más conocido como Namuel, saltó a la fama después del lanzamiento de su disco “Folclórico”. Tenía solo 22 años y con canciones como “Las medallas” y “Lucha libre” plasmaba abiertamente dramas maricas. A fines del año pasado, “Maldita Ingenuidad” fue su corte de difusion y cruzó la cordillera para hacerlo conocido en Latinoamérica y el mundo. Sin miedo a ser una “loca” en una sociedad chilena muy marcada por la homofobia, en la actualidad se encuentra promocionando su nuevo single “Yugoslavia”,  que ya tiene video clip. En esta entrevista habla de su arte, sus influencias musicales, y de sus vivencias en un país donde las disidencias sexuales aún siguen en peligro. “Por eso para mí es importante la visibilidad. Para que la gente se dé cuenta de que existimos y que somos personas válidas”, cuenta en esta entrevista.

– ¿Qué cambios notaste después del lanzamiento de “Folclórico”?

– En ese momento empecé a agarrar vuelo en el sentido de tocar en vivo. Todas las semanas me invitaban a fiestas a hacer “intervenciones” en vivo” y cosas así. También asumo que la gente le puso cara a mi música, ya que nunca me había presentado en vivo casi y no tenía ningún video.

– ¿Qué importancia tiene la visibilidad en tu trabajo?

– Es una de las cosas más importantes para mí, junto con el ocupar el arte como método de escape y desahogo. De hecho, siempre me están preguntando que por qué no apunto a “un público más masivo” (heterosexual) o si disfruto esto del arte de nicho. Pero no es un esfuerzo consciente, sólo estoy representándome a mí. Al final todo lo que hago es autobiográfico y es genuino, creo que ya estoy demasiado viejo para crear un personaje y buscar agradarle al público heterosexual. Ellos ya tienen todos los medios masivos, realmente paso de ellos.

 – ¿Quiénes son tus referentes en la música y en la vida?

– ¡En la música tengo un sinfín de referentes! Me crié escuchando hasta que se deshizo el CD de “Grandes éxitos de Shakira” y me acuerdo hasta el día de hoy, religiosamente, de todas sus letras. La adolescencia y toda esa búsqueda de la identidad propia me llevó a conocer muchos estilos e íconos de la música, como Dolly Parton, Cyndi Lauper, Nina Simone, Björk, etc. Últimamente me inspira mucho una rapera llamada Cupcakke que empezó leyendo poesía en la iglesia y actualmente es famosa por rapear sobre su vagina. ÍDOLA. La amo. – ¿Cómo fue el salto a la masividad? – No lo sé. No me siento masivo. Pero sí me emociono mucho cada vez que alguien que no conozco me hace un dibujo o me manda un meme de Bob Esponja. Son las pequeñas cosas. En Chile, para mí al menos, es difícil. No hay día en el que no me insulten al menos una vez en la calle. Siempre gritos desde autos, camiones. Y eso es la “mejor” suerte. La peor es que un grupo de homofóbicos te encuentren en la calle solo y te hagan algo. A mí no me ha pasado, pero a mis amigos sí. Es un peligro muy real y muy cercano. Es por eso que para mí es importante la visibilidad. Para que la gente se dé cuenta de que existimos y que somos personas válidas. En los medios de comunicación uno no existe. Si te sales de la “norma” no vendes y no existes, masivamente hablando. No hay nada que los medios amen más que un buen y viejo estereotipo sexual, de género o racial.]]>

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR