Dos graduadas que impulsan la agenda TLGBI

Marlene Wayar y Violeta Alegre, referentes del movimiento travesti y trans, se graduaron esta semana  en la Diplomatura de Géneros, Política y Participación de la Universidad Nacional General Sarmiento (UNGS). Entre risas y bailes, recibieron los títulos en el campus universitario, ubicado en Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas, en el noreste del conurbano bonaerense.…

3 de diciembre de 2016

Marlene Wayar y Violeta Alegre, referentes del movimiento travesti y trans, se graduaron esta semana  en la Diplomatura de Géneros, Política y Participación de la Universidad Nacional General Sarmiento (UNGS). Entre risas y bailes, recibieron los títulos en el campus universitario, ubicado en Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas, en el noreste del conurbano bonaerense. Por: Natalia Biazzini, desde Los Polvorines (Malvinas Argentinas, provincia de Buenos Aires). Fotos:  Pablo Cittadini   Marlene Wayar y Violeta Alegre, festejaron esta semana su titulación en la Diplomatura de Géneros, Política y Participación. Durante 2015, en el campus de la Universidad Nacional General Sarmiento (UNGS) en Los Polvorines (Malvinas Argentinas, provincia de Buenos Aires), aprendieron sobre teorías feministas y teorías queers, sobre la construcción sociohistórica de pautas culturales de género, sobre políticas sociales y agenda pública, violencia de género, educación no sexista, economía, migraciones, diseño de proyectos: desde iniciativas para trabajar en instituciones hasta proyectos de leyes.   Después de las muertes de las dos luchadoras icónicas, Diana Sacayán y Lohana Berkins, Marlene es hoy una de las líderes del colectivo. Fue fundadora de El Teje, el primer periódico hecho por y para travestis. Trabajó y colaboró en varios medios, y es impulsora de la Teoría Travesti Latinoamericana. Violeta trabajó para Naciones Unidas y hoy es consultora del Banco Mundial. Se conocían del activismo pero afianzaron su vínculo cuando se reencontraron en la diplomatura y se hicieron inseparables. Marlene ya había compartido asambleas barriales con la mitad del cuerpo docente. Una de las razones que la impulsaron a anotarse fue “sistematizar” su militancia. “Cuando militábamos no sabíamos que estábamos haciendo contenido. Estábamos luchando, como cuando con Lohana Berkins peleábamos para entrar al Encuentro Nacional de Mujeres”, dijo Marlene. Y agregó que la diplomatura le aportó herramientas paraplanificar  políticas públicas. “Una tiene conciencia de género y hay diagnóstico, pero muchas veces falla el no hacer. Y con la diplomatura descubrimos que a veces, metiéndote por las grietas, conociendo a personas en diferentes puntos del Estado, se puede hacer entre todos un proyecto minúsculo cuyo  impacto siempre será de mediano para arriba”. fotos-trans07Violeta contó cómo cursar la carrera la fortaleció con nuevos vínculos y también cómo se le abrieron puertas laborales. “Venía de unas cuestiones personales que me tenían mal, y necesitaba entender algunas cuestiones del sistema. Venía del activismo, de militar territorialmente en Malvinas Argentinas, pero me encontraba bastante sola y desorientada. No sabía para dónde correr, en qué organización estar, y una amiga me contó de la diplomatura”, dijo. “Es un cambio personal y una experiencia que impacta a todas las personas de modo diferente, también de contención”. Su compañero, Sebastián Zoroastro, la vinculó para trabajar en un proyecto de sistematización de las políticas públicas del Ministerio de Trabajo de Nación en Naciones Unidas. La entrega de los títulos se hizo luego de la integración de la Ley de Identidad de Género en la UNGS, que implicó la modificación de la reglamentación de varios procedimientos internos y al que no todas las universidades adhirieron. “La Universidad General Sarmiento tuvo voluntad política para ampliar, en todo sentido. Se trabajó en la titulación para que Marlene hoy tenga el diploma con su nombre autopercibido, porque ella no hizo el cambio registral”, explicó Violeta mientras ambas se abrián paso entre la gente que se acercaba a saludarlas y felicitarlas. Es que Marlene no estuvo de acuerdo en cómo se implementó la Ley de Identidad de Género. Cree  que fue decidida unilateralmente y no consensuada por los espacios de militancia, como sí se hizo con la Ley de Medios. Ella quiere que el DNI diga “travesti”.

Las estudiantes que dan cátedra

Durante este año, Violeta y Marlene también participaron de la diplomatura en el rol docentes. Dictaron la materia Diversidad. “Fue muy enriquecedor. Soy muy autodidacta. Mi primer título es de profesora de cerámica, tengo herramientas de pedagogía pero nunca fui a buscar el título. Mi sueño era ser docente de niños, niñas y adolescentes y me parecía imposible que una mamá y un papá me trajeran a sus niños para que les enseñara cerámica. Después, la vida me llevó a ser docente en espacios informales y enseñé sobre género, diversidad y derechos humanos pero nunca como hasta este año, en la Universidad General Sarmiento”, dijo Marlene. fotos-trans23 Junto a otros compañerxs, Marlene y Violeta trabajaron juntas en el proyecto final de la diplomatura.  Abordaron, justamente, la inclusión de personas trans en las universidades públicas de la provincia de Buenos Aires. “Trabajamos el cómo facilitar el acceso a las instituciones y cómo convocar desde las universidades. También pensamos que haya una mesa de apoyo durante el tiempo de cursada. Siempre teniendo en cuenta las particularidades de las identidades trans desde la institución”, contó Alegre.  Citó como antecedente el Bachillerato Popular Trans Mocha Celis- donde la mayoría de quienes estudian son parte del colectivo travesti, transexual y transgénero- en la Ciudad de Buenos Aires, y habló de la importancia de tejer redes con este tipo de espacios.

Una diplomatura para fortalecer los derechos de género

“El objetivo de la cursada es aportar a la ampliación y garantización de los derechos de género”, contó a Presentes la socióloga a cargo de la diplomatura, Marisa Fournier. “Es una diplomatura que levanta la agenda del movimiento feminista, del movimiento de la diversidad sexual y del movimiento trans. Toda la estructura programática se rige por aquellos temas que los mismos colectivos de mujeres, travestis, trans y de diversidad sexual ponen en la agenda. El hecho de que una currícula académica esté guiada y orientada por lo que los movimientos dicen acerca de la situación que los afecta, tiene un sustrato político estructurante”, agregó. La rectora de la UNGS, Gabriela Diker, durante la entrega de los títulos, resaltó los roles de formación y producción de las diplomaturas. Y resaltó la importancia de estos espacios en la coyuntura nacional: “No son tiempos fáciles, o más bien: son tiempos en los que la tentación de torcer el rumbo de dónde van las instituciones está muy próxima. Y, sin embargo, cuando esta universidad decide sostener estas propuestas, seguir ampliándolas y volver a pensarlas, lo que hacemos es lo mejor que una institución pública como una universidad puede hacer”. fotos-trans25La tarde que se graduaron  Marlene, Violeta y sus compañerxs,  también se entregaron los títulos de otras siete diplomaturas: como Comunicación y Fotoperiodismo, Producción y gestión de Artes Visuales, Danza  y Derechos Humanos. En esta última, hoy recibieron su certificado Silvana Aranda y Flavia Battistiol, directora de DDHH en Escobar. Ambas son hijas de militantes peronistas desaparecidos. Las dos buscan a sus hermanos, nacidos en Campo de Mayo, uno de los mayores centros clandestinos de detención, tortura y exterminio durante la última dictadura cívico militar, ubicado a diez kilómetros de la universidad. Esta diplomatura de Género, Política y Participación –totalmente gratuita- prioriza, entre los criterios de selección, la diversidad de los estudiantes. Durante este año cursaron mujeres gendarmes, funcionarias municipales, docentes de escuelas y universitarias y periodistas. La inscripción para el 2017 está abierta y lxs postulantes pueden anotarse aquí: http://www.ungs.edu.ar/ms_ungs/?page_id=15406

Seguinos:

En Twitter En Facebook En Instagram  ]]>

3 de diciembre de 2016

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR